A solas con la voz de Melody Gardot

MELODY GARDOT

Me encuentro sentado en el suelo del salón, con la cortina totalmente enrollada, contemplando las bellas vistas iluminadas de la ciudad, al son de la suave melodía de una de las divas del pop/jazz Melody Gardot de fondo. Se presenta una noche tranquila, sosegada, apacible pero fría, y eso se aprecia a simple vista, al advertir la poca gente que transita por las calles y lo acelerados que marchan para cobijarse en algún local de mala muerte o en sus cálidos hogares a estas insanas y dementes horas. Si alzo la vista, desgraciadamente distingo pocas e irrisorias estrellas en el cielo, son escasas pero eso sí suficientemente relucientes, como cada uno de los buenos y pequeños detalles que nos aporta la vida, y que no solemos prestarle toda la importancia debida que convendríamos. Si te esfuerzas a ponerle atención observarás, apreciarás y distinguirás lo grandes, brillantes y mágicas que pueden llegar a ser.

MELODY GARDOT ROCKINCHICLIFESTYLE

Esta noche no, estoy solo, me encuentro en buena compañía, pues delante de mí está ella, Melody Gardot. Bueno que está es un decir, pero su voz, cálida y elegante inunda la habitación como pocas artistas de hoy en día pueden hacerlo. En mi mano derecha sostengo una gran copa de vino que sin duda aparta por un instante todas las tensiones surgidas estos días atrás.

Mientras de fondo suena “Baby I´m a fool”, me engrandezco, el momento brindándome un trago más de vino, que por cierto es tinto, delicioso, ideal para saborear mansa y apaciblemente estas horas de la madrugada. Apoyo la cabeza en la pared, ensimismado, abstraído hasta cerrar los ojos y la voz de Margot me hace trasladar directamente a los años dorados de Hollywood, rodearme de los más grandes de la época. Puedo vislumbrar de fondo a Gene Kelly, a Fred Astaire y a Ginger entre otra mucha gente desconocida; pero todos ellos bien trajeados, con smoking, y con sus respectivos y refinados sombreros de copa, se palpa glamour en cada uno de los rincones de la sala.

A mi derecha veo todo un paraíso de mujeres adineradas, bellas, jóvenes, bien elegantes y perfumadas esperando que algún joven galán las saque a la pista a bailar. Una pista de baile dominada por una gran lámpara de araña de antaño, bien reluciente. De reojo puedo ver cómo se aproxima una hermosa dama rectamente hacia mí, en sus manos tiene dos copas de cava, me mira, me sonríe y me tiende la mano, es mi oportunidad de bailar, de comerme la pista, para seducirla y con todo esto…. Zas, ¡todo se queda en silencio! ¡Todo desvanece!

MELODY GARDOT 1 ROCKINCHICLIFESTYLE

Finaliza la canción y concluye mi visión, mi alucinación se evapora, ya me ves con la mano levantada en dirección a la nada como un auténtico atontado o, mejor dicho, como un buen soñador, esperando la mano de aquella chica imaginaría. Miro a derecha e izquierda, alzo la cabeza y no la encuentro, vuelvo a mirar las estrellas y les digo sonriendo que volveremos a hallarnos ahora que todos sabemos el camino.

Soñar es bueno y sino que se lo digan a Melody que tras de sí esconde una triste y gran historia de superación de esas que encojen el alma del más duro del lugar. Su vida dio un giro de mucho grados al verse envestida por un coche mientras paseaba plácidamente en bicicleta por su querida ciudad natal de Filadelfia. El conductor huyó como un ruin dejándola inconsciente sobre el asfalto. Consecuencia, varios meses postrada en la cama inutilizando la consciencia y memoria corta y la pérdida parcial de la visión junto a una severa lesión en los oídos (sufre hipersensilidad). Pero ella descubrió en la música la más fuerte y bella de las terapias, no dejó de soñar y de buscar aquellos pequeños detalles que nos hacen mejor a todos para salir adelante, y con ello forjo su gran talento.

En Junio del 2015 dio una mala noticia a sus seguidores Barceloneses cuando tuvo que cancelar su concierto de manera repentina en la ciudad condal donde el cartel de “sold out” colgaba desde bastante tiempo atrás, en un marco inigualable, dentro del festival de Pedralbes, un fiasco para centenares de fans que ya esperaban con ilusión caer rendidos con su poderosa y carnosa voz.
La espera, desespera y al fin este próximo 21 de marzo la gran artista americana hace la esperada escala en Barcelona, en el Auditori para presentarnos su cuarto álbum, “Currency of Man“. Un trabajo que salió a la luz en junio del 2015, donde por primera vez no habla de sus asuntos más personales, sino que agarra un tono más urbano, involucrándose con los más necesitados y en ese mundo olvidado que tanta ayuda necesita, los desprotegidos y los tiempos difíciles de la sociedad.
La obra, tiene el característico aroma de Melody Gargot, pero aún incluso con más sentimiento, con más garra, mucho más arriesgado si cabe donde se atreve a incluir melodías con aroma de blues en elegantes y pulcros temas como “Don´t Misunderstand” o “Same to you”, acordes de Jazz en “No Man’s Prize”.y una cálida, elegante y bella balada en las notas de la portentosa “If Ever I Recall Your Face”, que hará las delicias de todos los oídos.
A solas con la ciudad dormida me despido, con la complicidad de Gardot y la deliciosa copa ya medio vacía, en busca de la calma y tranquilidad que ofrece ser a estas impetuosas horas un confidente de medianoche. ¿A qué esperas para que te cautive su aterciopelada voz? Corre, las entradas son pocas y vuelan enseguida.

¡¡¡te dejo con Gardot!!!

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *