Alergias infantiles: saber más

photo: lukor.com
photo: lukor.com

Las alergias molestan y nos preocupan a todos. Si por algo se caracteriza una casa con peques en esta época del año es sin duda la caja de pañuelos de papel que corre de un lado al otro intentando dar respuesta al concierto de estornudos matutinos y nocturnos.
Esto es debido en muchas ocasiones a las alergias procedentes de todos esos restos de polen, gramíneas, mohos, y otros diversos, característicos de la estación del año.

Las alergias están producidas por una hipersensibilidad a determinadas cosas, no solo por su presencia en el aire, si no también por su contacto o por su ingesta.
No está comprobado pero parece que existe una relación con la aparición de las diferentes alergias y la edad del peque, cosa que nos puede ayudar a estar alerta:

 Durante el primer año de vida las alergias más comunes en manifestarse son las alimenticias. Por ello tenemos que ser especialmente prudentes al introducir los nuevos alimentos a los peques, y sobre todo el momento para hacerlo. No es lo mismo atender una urgencia en el momento de la comida que en el de la cena.
 Entre el primer y el quinto año aparecen síntomas que en un futuro podría mostrar una tendencia asmática. La predisposición a los resfriados, gripes, bronquitis y otras enfermedades respiratorias son una señal.
 Después del quinto año hasta más o menos el decimo es cuando encontramos los primeros indicios de rinitis y también de asma bronquial.
 Pasados los 10 años las alergias pueden aparecer sin ningún sentido en cualquier momento dando lugar a confusiones con otras enfermedades.

Tanto pasados los 10 años como antes, las alergias tienen unas consecuencias y unas características muy determinadas que podemos aprender a identificar:

 La rinitis alérgica con su interminable goteo nasal acompañado de estornudos, es quizás la más común.
 Por otro lado también podemos encontrar diferentes tipos de erupciones cutáneas, desde granitos a rojeces a eczemas de diferentes intensidades.
 Los ojos también es una parte del cuerpo que sufre bastante en episodios de alergia. Su color rojo e inflamación nos delatan delante de una alergia.
 La barriga, es algo que en los más pequeños enseguida nos va a dar pistas de que algo pasa. En este caso los trastornos gastrointestinales, también nos pueden estar avisando de una posible alergia a algún alimento.
 Un nivel de complicación más elevado, encontramos el asma. Se trata de una inflación de las vías respiratorias, y quizás sea una de las enfermedades más común en la etapa infantil. Muchas veces esto es debido a que sus síntomas son muy genérico y es posible que nuestro pediatra al tercer caso de ahogo y pitos nos diagnostique un caso de asma. Más adelante a medida que el peque se hace mayor, todo queda en nada y nos dicen que el asma ha desaparecido cuando a lo mejor nunca fue.
 Por último la consecuencia más peligrosa de una alergia, es la reacción anafiláctica.
En un principio la sintomatología puede ser muy similar a cualquiera de los casos comentados anteriormente, pero por algún motivo la reacción se convierte en sistémica, es decir que puede afectar a cualquier órgano del cuerpo en pocos minutos. Por tanto nos podemos encontrar diferentes episodios que van desde el ahogo al fallo cardiaco. Estamos hablando de una urgencia médica en la que no tenemos que dudar en avisar a un profesional y socorrer al afectado.

Ponernos lo antes posibles en manos de un profesional, es seguramente la opción más acertada. ¿Cuándo es el momento? Las alergias tienen un componente genético, por tanto si tenemos antecedentes, seguro que ya vamos tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *