Desempolvando el broche

Para deleite de muchas, yo la primera, los diseñadores y estilistas han desempolvado el broche.
Esta temporada otoño invierno 2016 está de máximo auge y adquiere protagonismo en todas las colecciones pret-à-porter.

La moda, se sabe, es un sucederse de tendencias que nos ponemos para olvidar deprisa, a veces la moda juega y mezcla lo femenino y lo masculino, consiguiendo efectos extraordinarios, pero los broches continúan siendo el sinónimo absoluto de feminidad.
Hace no mucho, el broche se asociaba a los jersèis o los abrigos de nuestras abuelas, hoy, afortunadamente, no me cansaré de repetirlo, han reaparecido, ganando puestos en el guardarropa de esta temporada, demostrando que no tienen edad.

Debemos casi todo a Miuccia Prada, que no contenta de haberlos puesto en escena otra vez, los presenta en los bolsillos de las chaquetas, en las colas de caballo de las modelos durante los desfiles, además de en los vestidos, chaquetas y abrigos como manda la tradición, eso sí, sus broches que son tamaño extralarge en plexigrass y cristales de colores amplifican con tonos pastel cualquier look que nos transporta a los ´60.

Este trend, no es tan solo un objeto, es en realidad una joya, una pieza tan olvidada, como amada, desde los más clásicos e importantes, a los más curiosos y divertidos que podamos encontrar en mercadillos y tiendas tanto de ropa como decoración vintage, sobre estos podríamos hablar durante horas y horas, agujas y broches de estilo liberty o art déco, os los realizados por los maestros como René Lalique o Boucheron, cuyas piezas se encuentran incluso en algunos museos.

Este artículo, nace tras una visita a la tienda de Cristina Mesiá, en la que descubrimos una vitrina llena de estas piezas: brillantes, perlas, carey, otras formas y materiales en varias versiones y de todos los estilos, que pertenecían a su madre. Si os digo que la más nueva tiene como poco 30 años, entenderéis mi entusiasmo. Elvira, la madre de Cristina, era una señora estupenda, única y adelantada a su tiempo y muy amante de los complementos.
Por eso, su hija ha decidido exponer la colección de broches de su madre y debido a la demanda e insistencia de muchas de sus clientas, venderlos, aunque hay algunas piezas que tienen tanto valor sentimental, que no sería posible comprarlos ni por todo el oro del mundo, eso sí, muchas de sus clientas, las más afortunadas, los lucen porque Cristina se los presta, para fiestas y ocasiones especiales.

Acabo este artículo, prometiendo una segunda parte sobre como llevar un broche
y con más fotos de estas “joyas” de Cristina Mesiá BCN de las que todos podemos disfrutar!

broche rockinchiclifestyle c mesia 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *