¿Embarazada? ¿Te animas a hacer Yoga?

yoga web

Seguro que en muchas ocasiones hemos oído hablar del yoga y sus múltiples cualidades, virtudes y sus sensacionales beneficios para el culto al cuerpo.
El yoga es una enseñanza que nos ayuda a estar en bienestar con nuestro físico pero también con nuestras emociones, cosa que nos puede ir genial cuando estamos embarazadas y nuestras hormonas van de un lado a otro totalmente descontroladas.
La palabra yoga tiene dos significados
 Unión.
 Técnica o métodos para llegar a dicha unión.
De esta combinación de significados encontramos en esta técnica la unión, valga la redundancia, perfecta para nosotras en esta etapa, por un lado tonifica y por otro calma.
Si nos puede parecer que esto del yoga es para otros con más tiempo y en otra línea, me gustaría proponeros una técnica que podemos hacer de forma sencilla en casa o en la oficina sin riesgo alguno para nosotros ni para nuestro bebé. Eso sí, con cuidado que es adictiva…
Como veréis se trata de algo muy sencillo que tiene asociado multitud de beneficios para nuestro nuevo estado, y es tan sencillo que no se trata de otra cosa que la de seguir respirando, pero con conciencia.
Respiraciones completas: con esto lo que haremos es desbloquear nuestro diafragma y tener más capacidad pulmonar que hemos estado perdiendo durante el embarazo.
¿Cómo lo hacemos? estirados en el suelo o en la cama, colocarnos un saquito con peso cuatro dedos por debajo del ombligo.
TRUCO: Puede ser por ejemplo un paquete de lentejas o si estamos en la oficina, dependiendo del sector de la empresa seguro que podemos encontrar algún producto de peso similar a las lentejas, pero si no podemos coger un catalogo de estos que nos envían con lotes para Navidad, como mínimo le daremos un uso práctico al coste del papel.
Una vez localizado el objeto y colocado, lo que tenemos que hacer es intentar llevar la respiración a ese punto. Hinchar, hinchar hasta que la respiración llegue.
Ese punto por debajo del ombligo (cuatro dedos), es el punto más lejano de nuestro pulmón, lo que implica que para llevar la respiración hasta allí tenemos que llenar todos nuestros pulmones de aire. Estamos tonificando el bajo vientre donde se juntan nuestros músculos abdominales.
Tener esta zona bien tonificada nos va hacer más sencillo en el momento del parto ejercer la presión necesaria para ayudar a nuestro bebé a salir. Hay que tener en cuenta que cuando se da a luz, la fuerza que se realiza en el parto es casi toda generada por los músculos abdominales y el diafragma. Así, si yo antes y durante el embarazo voy haciendo estas respiraciones completas, lo que conseguiré es facilitar el parto e incluso acelerarlo.
Recordemos que estamos embarazadas, por tanto no va a ser tan sencillo como parece, aunque nos va ayudar mucho pensar lo que estamos haciendo, es decir, debemos visualizar que estamos llevando el aire a la zona que queremos debajo del ombligo 4 dedos.
OJO!!!Después del parto también nos ayudará este tipo de respiraciones, haciendo más sencillo recuperar la musculatura del perineo y volviendo a poner el utero en su sitio.

yoga web 1

ATENCIÓN PAPAS: También podemos mencionar que respirar con conciencia y de forma más completa (dando atención todas las partes del pulmón que son bajo vientre, abdomen, costillas, esternón, tórax y clavículas), pueden ser también beneficiosas para el padre, ayudando a relajar su nivel de estrés, si lo hay, centrándolo en solo respirar y no en lo que nos provoca el estrés.
Así que también hacer una buena respiración conjuntamente con tu pareja nos puede ayudar a unir el vinculo que se empieza entre la mama, papa, y como no el nuevo miembro de la familia, vuestro bebe.
Podemos hacer un pequeño ejercicio para practicar esta respiración en pareja de fácil realización.
Nos sentamos uno enfrente del otro, y se puede ser, rodeamos con las piernas al de delante. Colocamos una mano en el bajo vientre de nuestra pareja (cuatro dedos por debajo del ombligo), y hacemos el ejercicio de llevar la atención en ese punto, respiramos y notamos como el aire va hasta ese punto.
Si nos ponemos un poco místicos, podemos imaginar como circula la energía de nuestro abdomen al abdomen de la otra persona. Al inspirar llevamos el aire a nuestro abdomen y la energía, y al espirar la llevamos la energía a la mano que tenemos puesta en el abdomen de la otra persona. Y vamos respirando y soltando el aire. Con este ejercicio integramos la respiración y lo compartimos con nuestra persona querida.
En definitiva o en resumen, hacer una buena respiración, solos en pareja o en compañía…con la máxima conciencia nos ayudará a que nuestra mente este relajada y pausada, que nuestro abdomen este tonificado, que no existan bloqueo en el diafragma y que en el momento del parto, este pueda ser más fácil. ¿Qué nos impide empezar a respirar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *