Gocce di Latte: una aventura helada

Gocce di Latte es una heladería situada en pleno Borne, concretamente en la conocida Pla de Palau. Desde este local, se puede admirar un edificio de fachada neoclásica que esconde en su interior uno de los tesoros del Gótico civil barcelonés más desconocidos de Barcelona: la casa de la Llotja (Lonja).
Como tantas otras aventuras, esta empieza con dos italianos como protagonistas, que hace cinco años ponen en marcha el deseo de empezar una nueva vida, con un trabajo totalmente diferente a  lo que habían hecho hasta la fecha y deciden hacerlo fuera de su país, barajando varias  opciones en el extranjero.
Eligen Barcelona porque es una ciudad muy viva sobre todo desde el punto de vista del turismo, y con un clima excelente todo el año. Estos dos factores se miden y se reflexionaron profundamente, ya que para dos personas que determinan montar una negocio donde no conocen nadie y nadie los conoce el destino es lo más importante, tanto que dedicaron casi un año y medio de tiempo en escoger la zona y el local. Al vivir en Italia, viajaban a nuestra ciudad, cada dos semanas, hasta que fascinados por este barrio, se decantaron por el Born. Tuvieron suerte porque el establecimiento donde está la tienda más grande (tienen otra más pequeña a pocos metros), era perfecto y con eso llegó la decisión definitiva de trasladarse en Barcelona.
En el Born encontraron una combinación perfecta de muchos factores que confirman la buena elección, muchos turistas pero sobre todo residentes, un sin fin de restaurantes alrededor, y la playa a pocos minutos a pié.
La producción de helados es artesana y diaria (desde el principio pueden decir que los sabores del día se acaban rápido) y de esto se encarga solo Matteo, que en temporada de más demanda, trabaja con un ayudante.

gocce-di-latte-rockinchiclifestyle-rita

Rita, que tiene siempre una sonrisa para ti, es la otra parte de Gocce di Latte, hablando con ella, me comenta que en esta casa, no se guardan los helados en el frigorífico, como se puede hacer con los litros sobrantes, basicamente porque no entra dentro de la filosofía, pero además porque no hay stock; el helado es siempre fresco y eso lo notan tanto los turistas como los residentes que como es habitual en Italia, se están acostumbrando a comer helado también en invierno. Me dice encantada de la vida, que en el Born son la heladería del barrio y que tiene público que viene de lejos para probar sus sabores, los clásicos y las mezclas más novedosas,  y eso les llena de orgullo. El “passa parola” en italiano, que es nuestro boca a boca, ha sido definitivo, y gracias al eso han conquistado la fidelidad de mucha gente lo que les asegura una estabilidad desde el punto de vista de negocio.

Hacer helado, es un trabajo bastante duro, pero Matteo, lo ha convertido en algo divertido tanto para el, como para los clientes, porque anima los sabores con especias, y explora con combinaciones distintas, consiguiendo sabores que sorprenden.
Gocce di Latte es el resultado de varios factores, como la curiosidad, la fantasía, la calidad y de mucho mimo. Por todo ello, Rita y Matteo, decidieron abrir, casi al lado, otra heladería  con sabores para todos aquellos que son intolerantes al gluten, la lactosa, las proteínas de la leche, o los huevos, pero también para los veganos y los vegetarianos. ¡La idea es que todo el mundo se pueda tomar un buen helado!

En este rincón dulce, podrás disfrutar de más cosas, como pueden ser crepes, gofres, brioches, cinnamon rolls, tiramisù, tartas, galletas, todo preparado por ellos con la misma calidad y frescura que tienen los helados.
Pero volvamos a los helados, los sabores os sabores que más los define a gocce di latte, según sus creadores, son el de limón con comino y pimienta de Sichuan ( único limón que usan desde que abrieron), el de chocolate negro picante o con sal Maldon y aceite extra virgen de oliva, y el último, recién experimentado y llegado de remolacha con lima y menta. ¡Una pasada!

Naturalmente existen los sabores más tradicionales que en su vitrina adquieren un aspecto especial, como la crema catalana (os invito a que cuando vayáis preguntéis como se puede quemar un helado…), el tiramisú con el sabroso bizcocho entero mojado en café, o el cheescake al revés, muy solicitado, seguramente por la galleta, (mucha) que colocan por encima, el de vainilla de Tahiti tan rico y hecho únicamente con la infusión de la rama en la leche, y los de avellana y pistacho italianos…
Entre los sabores más característicos de la tienda “vegana” son los muchos los de frutas realizados a base de agua y azúcar, así como las cremas elaboradas a base de leche de arroz, y por supuestos hechos uno a uno. ¿Qué sabores nos proponen? Pues el de naranja con menta, el de guayaba, el de té verde matcha, el de dátiles con cardamomo y naranja, el de coco con lemongrass, o el de manzana con clavo y canela, por citar algunos.

gocce-di-latte-rockinchiclifestyle-vegano

gocce-di-latte-rockinchiclifestyle-intolerancias

Pregunto si hay proyectos en el horizonte, y me contestan que a corto plazo de momento nada, abrir más tiendas es complicado por la cantidad de helado que se tendría que producir sin bajar a la calidad. De momento lo más importante es esto y seguir creando sabores tan especiales, como personales que nacen de  la imaginación del maestro gelatiere. A la producción diaria hay que añadir la que se hace para abastecer los pedidos de distintos restaurantes de la ciudad y a los encargos que tienen para eventos y celebraciones, (demanda que ha de hacerse con algún tiempo de antelación), por todo ello Gocce di Latte, seguirá siendo ese espacio particular y personal donde tomarse un helado o un dulce delicioso que evocará tus mejores recuerdos y sensaciones de aquellos postres caseros que tanto te gustaban.

gocce-di-latte-rockinchiclifestyle-4

 

 

gocce-di-latte-rockinchiclifestyle-6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *