La Niña de mis ojos: gastronomía que enamora

La Niña de mis ojos es el nombre de mucho más que un restaurante. Es el proyecto de una joven pareja, Dácil Alvarado de 35  y Javi Catalán de 40 años padres de  tres niñas, una todavía bebé, motivo por el que muchos los tachan de  locos… yo los definiría más bien, valientes. La Niña de mis ojos es una hija más.

Residentes en Sant Cugat del Vallés hasta que han decidido instalarse en la Ciudad Condal, inauguraron el pasado 5 de setiembre, con muchas ganas y llenos de ilusión con el propósito de que este sueño se convierta en algo especial y poder hacerse un hueco en Barcelona, cosa que no me parece difícil viendo lo que han puesto en marcha  y como. La experiencia en el sector, tras 20 años trabajando y gestionando una empresa familiar de hostelería exitosa en Sant Cugat, ya es una garantía. El deseo de este tandem es que la gente que vaya a La Niña viva una experiencia gastronómica excelente acompañada de diversión, buen gusto, exclusividad, buen ambiente  a un precio más que coherente.
La Niña de mis ojos, nace pensada desde el cariño, el mimo, el buen rollo, y los detalles, características que encontramos tanto en Javi como en Dácil, una canária guapa, risueña y llena de energía.

Situado a una manzana del Mercat de Galvany, en una zona muy comercial de nuestra ciudad, este restaurante ocupa los tres pisos de una finca típica de la zona, un espacio acogedor donde la prioridad es que  te sientas cuidado y mimado gracias  a la cercanía y la forma en la que de todo el equipo al mando de Javi en la cocina y Dácil en la sala, se vuelca e involucra. Todo, para que te sientas como en casa, con un servicio a la altura  pero sin formalismos de más, y con la sana pretensión de querer despertar algo en tu interior desde el primer momento en el que pongas un pié en el local, puede ser un sentimiento, una emoción o una ganas de imitar…

La decoración, cuidada al detalle, tiene mucho peso en este espacio, hay una mezcla de elegancia desenfadada, desde la sala principal en la planta baja, algo ruidosa, bajo mi punto de vista, pero muy apetecible sobre todo de noche, a la del primer piso, dividida en dos espacios, uno más amplio con mucha luz natural y que sa da una deliciosa terraza (más que agradable para comer de día) y el otro compuesto por una mesa para seis comensales y otra pequeña para dos personas, a la sala del sótano ideal para celebraciones privadas o reuniones de todo tipo, ya que además está equipada con todo lo necesario para poder celebrarlas. Hay más ideas en marcha, como que se pueda reservar también para eventos especiales, noches temáticas tanto para hombres y mujeres o noches pensadas más para los hombres, como por ejemplo, un club de fumadores de puros… ¡Seguro que de aquí saldrán muchos clientes VIP!

La-Niña-de-mis-ojos-rockinchiclifestyle-14

La Carta está pensada para compartir y disfrutar probando varias cosas en una misma comida sin llegar a ser un tapeo. “Nuestro” chef se encarga de darle fuerza a la carta, trabaja con productos de mercado y temporada de primera calidad, elaborados y presentados de forma muy creativa sin por ello, perder los sabores clásicos de cada unos de ellos. Los platos son una mezcla de cocina tradicional, mediterránea y de mercado donde se crea utilizando los productos de temporada. Y para los golosos que no renuncian al postre, la buena noticia es que los postres, por supuesto caseros, se han convertido en irresistibles. La bodega ofrece una mezcla de vinos y cavas clásicos (pensados para el público de la zona) y también un apartado de nuevas tendencias, intentando que sea rotativa cada 4-5 meses.

Estos son algunos de los platos pensados para introducir en la carta:
-Ensaladilla de Centolla
-Ensalada de pimientos asados con Bacalao al Pil-Pil
-Raviolis de pies de cerdo con Foie, pera y setas
-Huevo poche trufado con butifarra de perol
-Patatas bravas la niña de mis ojos
-Micuit casero
-Arrocito de sepia de playa y gambón rojo
-Tartar de salmón en caliente con aguacate y mango ahumado con aroma de Romero
-Carnes de corte fileteado con guarniciones
Todos ellos acompañados con una vajilla dinámica y presentados de una forma actual

 


En definitiva, La Niña de mis ojos es un restaurante especial, y por eso, yo que he estado en varias ocasiones, he querido escribir personalmente este artículo, aquí se respira buena energía y sentirás que se desviven para que disfrutes, te sientas cómodo, te diviertas y te enamores más… ¿De qué? Pues de todo, de la comida, del espacio, del equipo… de la/las personas con las que compartas la mesa…  ¡De la vida


La Niña de mis ojos

Calle Laforja 83 · 08021 Barcelona

931578599

Lunes a sábado
13:00 / 15:30
20:30 / 23:00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *