La pana está de moda. ¡Por fin!

La pana está de moda. ¡Por fin! Y digo por fin, porque a los que hemos nacido en los sesentas o setentas, este material nos trae recuerdos tan maravillosos como inexplicables. El corduroy, es el terciopelo , cuyas fibras retorcidas que, una vez tejidas, forman esas rayas paralelas, un “cordón” que llamamos pana.
La pana era el terciopelo de los pobres, un tejido, que parece ser inventaron los ingleses pero cuyo mérito se atribuyen los franceses. Cuenta la historia que se usaba en la corte francesa para ir de caza en el tiempo libre; de hecho existe una pana cuya doble raya, podríamos denominar “cazadora” utilizada para ese fin, esta se se formaba alternando las rayas del tejido con una más fina y una más gruesa.

La pana es sinónimo de otoño y de invierno y nos transporta a los bosques y a los habitantes de las zonas de montaña, pero también a aquellos jóvenes de los años ´60 y ´70, yo era una niña, pero recuerdo perfectamente la tendencia, como a algunos iconos de estilo con aquellas chaquetas “corduroy” color camel, teja o marrón chocolate que se llevaban con camisas  de cuadros, denim o militar y un par de tejanos, generalmente de aspecto usado.

Esta temporada otoño invierno 2018-2019 las pasarelas se llenaron de opciones para que podamos llevar este tejido, y nuestro streetstyle sea de lo más actual aún sin perder ese sabor vintage que tanto adoro.
Las propuestas más cool son:

  • los pantalones más casual de corte masculino, ideales con sus chaquetas en versión traje pantalón
  • pantalones de cintura alta y corte “flare” como si todavía estuviéramos en 1979
  • pantalones “coulotte” o crop pants, nuevas tendencias adaptadas
  • faldas minis, demí o largas. Importante: que te siente muy bien, si no… opta por el pantalón.
  • blusas, mejor si la pana es muy fina, al más puro estilo universitario de aquella época
  • blazer, se lleva principalmente con jeans, blusa romántica y botas de cowgirl, o como comentaba más arriba a conjunto con su pantalón
  • chaquetas, cazadoras  y abrigos. La tendencia es llevar las chaquetas y las cazadora a juego con el pantalón o la falda y los abrigos más representativos son los de doble botonadura.

A mi me gusta llevar cualquier prenda de pana con blusas “híperfemeninas”, este año están de moda los cuadros estilo “western”, y las blusas de gasa o de seda estampadas, siempre que sean ligeras y algo románticas te ayudarán a conseguir un look ganador. Otra opción es un jersey de cashmere liso o estampado de rayas. En cuanto a los colores, las propuestas son infinitas, mientras en mi niñez y adolescencia estábamos muy limitados, las propuestas que puedes encontrar en cualquier tienda son variadas y tentadoras, el teja de siempre o los azules y rosas pálidos están entre mis preferidos.

Llévala también con denim, con estampados en tus blusas o en el interior de las chaquetas (para poder darle la vuelta al puño y conseguir un toque súper chic extra), con medias o calcetines de rayas y flores, zapatos masculinos, botas de montaña y bolsos de cuero.

¿Recuerdas a Woody Allen y a Diane Keaton en Annie Hall? ¡¡Reinterpreta y conviértete en la Annie del 2018!!

En la foto llevo un total look de MA.LU.MA SHOP , sombrero de Castañer y bolso de Marcelo Calabrese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *