Little Creative Factory, una realidad made in BCN

Little Creative Factory, es una realidad made in BCN, con alcance global porque había una vez, una chica llamada Cristina, que soñaba con la apertura de una fábrica en Barcelona, donde se podrían hacer ropa para niños entre 0 y 99 años de edad…

Cuando conocí a Cristina Fernández, por el año 2011, ella estaba empezando con un nuevo proyecto, había tenido que cerrar su gabinete de arquitectura y acababa de ser mama de su primer hijo, una preciosa niña llamada Ona. Tocaba reinventarse como ya lo había hecho otras veces.
Según ella, “ las ideas no tienen siempre la forma de casas, pero sí forma de sueños.”. Y su sueño tenia forma de gorrito, el icónico bather cap, no encontraba ninguno de su gusto para su bebé, así que sin saber coser, diseñó uno, aquí empezó todo, y así empezó su sueño, Little Creative Factory.
Sus señas de identidad la simplicidad de sus diseños, la calidad de sus tejidos y una producción 100% local catalana que la han convertido en una marca posicionada en la gama alta del mercado, actualmente está presente en un centenar de puntos de venta en 30 países: EE.UU., Corea, Oriente Medio, tres en Barcelona
Las que la conocemos, sabemos que el de Cristina no ha sido un camino fácil, no es y no será fácil, pero su tenacidad y su apuesta por los mercados internacionales con un sello made in BCN, la han llevado recientemente a Nueva York, como colección invitada de Play Time NY, para presentar Nostalghia, la colección para el próximo otoño-invierno.

La colección está compuesta por originales piezas en las que confluyen el estilo farmer o granjero más elegante y cierta estética circense presente en altos sombreros de copa, en el uso de tirantes o en el print de rayas horizontales. El resultado es un conjunto creativo y minimalista a la vez que no abandona ese toque vintage que caracteriza a la firma barcelonesa.
En la colección que Cristina a preparado para esta Primavera-verano la que está disponible en los puntos de venta y en su shop online, titulada Farmers, volvemos a encontrar formas experimentales y una atención al detalle están presentes en todos los diseños, bajo la bandera de menos es más. Y según sus propias palabras: “es un sueño cumplido, una que encapsula el alma y la personalidad, una vuelta a mis raíces. La colección es, en consecuencia, un tributo a la tierra, a la esencia de todas las cosas. La imaginación da paso a una realidad”.
Desde el primer momento, y como viene siendo un clásico la colección de baño y los complementos es una parte esencial, de las colecciones trabajadas con exquisito esmero convirtiéndose en los must it de cada temporada. El pasado verano recibió un pedido on line, de ¡2.000 euros! con un remitente curioso, “No nos lo creíamos… hasta que vimos en las revistas del corazón a la hija de Kim Kardashian luciendo un bikini nuestro”.

Un futuro magnífico le depara a esta joven diseñadora, que ya se ha consolidado en el panorama de la fashion desing for kids and…stay tunned! parece que hay sorpresas en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *