Prepara la piel para el frío con solo 4 tips

Rosas blancas mojadas

En este artículo te presentamos 4 simples tips para preparar la piel para el frío.
Estamos a punto de entrar en la estación del año más fría y el viento y las bajas temperaturas ya se dejan notar. Las calefacciones funcionan a todo gas desde hace unas semanas, sometiéndonos a cambios bruscos de temperatura. Además, si vives en una gran ciudad, habrás notado que la contaminación es noticia constantemente debido a los altos niveles de polución que se acumulan en nuestra atmósfera, perjudicando no sólo la salud de nuestros pulmones, sino también la de nuestra piel. Y por si fuera poco, seguramente formas parte de la mayoría de la población que tiene un ritmo de vida activo, (entre trabajo, responsabilidades del hogar, hobbies), que te producen estrés.
Todos estos factores contribuyen a que nuestra piel esté deshidratada y apagada, se sensibilice, se abra el poro, en definitiva, sea una piel opaca y con falta de vitalidad, sin luminosidad propia (que no es lo mismo que una piel con brillos). Una piel sometida a tantas agresiones se ve asfixiada, efecto que, además, incrementamos cuando empleamos productos poco adecuados para nuestro tipo de piel, que nos auto recetamos. Como consecuencia, aparecen rojeces, líneas nuevas de expresión y se pronuncian las ya existentes.
Y aquí dirás, “¡qué horror!”, ¿verdad? Es por todos estos motivos que nuestra piel necesita un gran aporte de hidratación, protección contra los agentes externos (como los medio ambientales) y ayudar a su reparación.

¿Qué debemos hacer para preparar nuestra piel para el invierno?
1- Tanto si te maquillas como si no, limpia la piel cada día para eliminar la polución depositada sobre los poros del rostro durante el día. ¿Por qué es tan importante no saltarse este paso? Porque mientras duermes, los poros se abren y toda la suciedad imperceptible que haya quedado sobre tu piel, se filtrará dentro la misma. Desde 21 Senses aconsejamos emplear un agua miscelar de buena calidad con un algodón si te has maquillado, para proseguir con una leche limpiadora y finalizar el proceso con un tónico facial. Si no te has maquillado, puedes saltarte el paso del agua miscelar y emplear la leche directamente.
Os dejamos con un enlace sorprendente a un artículo en el que se muestra el grave deterioro que sufre una mujer al acostarse sin limpiarse el rostro durante 30 noches seguidas. El envejecimiento que muestra su cutis, además de la aparición de reacciones alérgicas, es más que evidente. (Os mostramos la imagen a continuación, pero no dejéis de visitar el link!)

antes-Después

2- Hidrata bien la piel cada mañana y tantas veces como lo necesites a lo largo del día. Refuerza la hidratación con productos como el aloe vera, altamente curativos.
3- Acude a tu esteticista y sométete a una sesión de tratamiento de limpieza profunda, exfoliación y que te aporte una buena dosis de vitaminas, que le devolverán a tu piel la vitalidad y luminosidad y la dejarán lista para afrontar el invierno con las pilas cargadas. ¡Una buena fecha para hacerlo y lucir radiante es antes de Navidad! Pídele también que te indique qué producto de limpieza rutinario debes emplear según tu tipo de piel y, si es posible, que te recete una marca en concreto en la que ella confíe. Desde aconsejamos los productos de los Laboratorios Duaner.
4- Cuida la alimentación. Parece un tópico pero ciertamente, los alimentos que ingerimos contribuyen a hidratar la piel desde el interior del organismo. Por eso es importante que incluyas (o aumentes las raciones) en tu dieta los siguientes alimentos para mantener una piel hidratada y luminosa:
 Agua: beberla, pero también debes ingerirla a través de las frutas y verduras. (Cuando bebes, se elimina rápidamente mediante la orina y el sudor).
 Las verduras: especialmente las de hoja verde oscuro ya que son ricas en antioxidantes. Es ideal incluirlas en la dieta al menos una vez al día. Un ejemplo de este tipo de verdura es la espinaca.

verduras verdes oscuras

 El pescado azul es una rica fuente de ácidos grasos esenciales como el Omega, que fortalece y nutre la piel además de mantener la barrera epidérmica cohesionada. Algunos de los pescados azules que más te sonarán y que más consumimos son: la anchoa (o boquerón), el atún, el bonito, el emperador (o pez espada), el salmón y la sardina, entre otros. Cabe decir que la gastronomía mediterránea es una de las que más pescado azul incluye.
 Vitamina C: está en numerosas frutas de la estación tan apetecibles como la naranja. Además, te ayudará a combatir las bajas temperaturas, es un gran aporte vitamínico y energético sin aumentar las calorías en exceso.

vitamina c

Con estos simples cuidados, verás como tu piel soporta mejor el invierno.
Por cierto, ¡aviso a las fumadoras! No hace falta decir que el humo del tabaco es un terrible agresor y el peor enemigo para tu piel. Las consecuencias del fumar: reseca la piel en exceso, la deja deshidratada y alterada, irritada y enrojecida, falta de vitalidad. Contribuye a la aparición de líneas de expresión.
Por último, la piel de las manos es igual de sensible. Ellas, al estar expuestas al aire libre, también sufren, así que debemos hidratarlas y utilizar guantes para protegerlas y evitar que su temperatura baje.

 

Puedes leer este artículo también en la web de Alba, nuestra responsable de belleza.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *