Una depilación con láser sin fallos

Foto Migi Sol: todos los derechos reservados
Foto Migi Sol: todos los derechos reservados

La depilación definitiva es una de aquellas inversiones que la mayoría de las personas están ya dispuestas a hacer. Los motivos son diversos: se gana tiempo (la depilación tradicional a la cera o rasurado, exige una constancia de la que la depilación láser te libera); mejora la calidad de la piel (de nuevo, la depilación tradicional puede resecar la piel o provocar quistes intercutáneos); retrasa, hasta su casi total desaparición y de un modo mucho más prolongado, el crecimiento del nuevo vello. Por lo tanto, su eliminación es mucho más eficaz; con la depilación láser, el nuevo vello crece muy debilitado, en comparación con la depilación tradicional. A la larga, supone un ahorro de tiempo y dinero. Así que no cabe duda de que se trate de un gran avance de aquellos a los que ya nadie se resiste.

Sin embargo, si estás pensando en someterte a la depilación láser este invierno, debes tener en cuenta los siguiente:
– No al bronceado reciente.
– No arranques el vello antes de la depilación.
– Existen diferentes tipos de láser para cada caso. Infórmate acerca de cuál es el más conveniente para ti.
– Para lograr un resultado homogéneo, no debe haber zonas que queden por tratar ni otras donde el vello quede medianamente debilitado, pero no eliminado del todo. Son los denominados “parches”.
– Procura que haya un intervalo creciente entre sesiones.
– Controla la repoblación prematura antes de 1 mes.
– El vello claro es poco sensible al láser, mientras que el oscuro lo es más.
– Rasura el vello cuando empieza a brotar, pero no depilarlo con cera.
– Utiliza una crema refrescante y calmante para la discreta inflamación. Te recomendamos utilizar aloe vera natural o productos que lo contengan en grandes concentraciones.
– Recuerda aplicar crema anestésica (la puedes adquirir en la farmacia), como mínimo una hora antes de someterte a la sesión. Además, si cubres la piel con film transparente (de cocina), ayudarás a la piel a la absorción del producto, aumentando así su efectividad.
– Rasura las zonas del cuerpo que van a estar sometidas al tratamiento, una semana antes de la primera sesión.
– Al finalizar, debes esperar un mínimo de 3 a 4 días antes de exponer la piel al sol de nuevo. Nuestra recomendación es de que incluso esperes un mes, pues puede que te queden costras y no querrás que te queden cicatrices permanentes, ¿Verdad? Protege tu piel hasta que esté completamente regenerada.
Estos son los pasos necesarios para garantizar que tu depilación láser es lo más eficaz posible.

lirio blanco

Puedes leer este artículo también el la web de Alba, nuestra responsable de belleza.

Foto principal: Migi Sol – Todos los derechos reservados

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *