Walkim y Marcha Nórdica: no corras… ¡Camina!

walkim-entrenamiento-rockinchiclifestyle

Hemos estado con Antonio Brieba de WALKiM que nos ha dado una clase sobre Walkim y Marcha Nórdica y ha dedicado una parte de la misma a la parte que denominamos marcha urbana. ¿Quién no ha visto últimamente a gente, caminando por las calles de su ciudad, con dos bastones? Pues se trata de una práctica que está en pleno auge y que tien público de todas las edades.
La definición que nos da la wikipedia de este deporte es la siguiente:
“La caminata nórdica o marcha nórdica (en inglés, Nordic Walking) es un deporte de resistencia y una forma de ejercicio al aire libre que consiste en caminar con la ayuda de bastones similares a los utilizados en el esquí.”

La marcha nórdica es una actividad física saludable , apta para todos, que se basa en caminar con unos bastones especialmente diseñados para esta actividad. Coordinar los bastones con el ritmo de andar es el único secreto para practicar la marcha nórdica, una actividad deportiva que en los últimos años ha ido al alza y que también se puede hacer en Barcelona.
La marcha nórdica se inició en los años treinta en Finlandia, cuando los esquiadores de fondo aprovechaban el verano y el otoño para entrenar haciendo excursiones con bastones.
Llegó a nuestro país en torno al 2004 de la mano de los turistas que empezaban a practicar este deporte en zonas de costa o montaña. Con los años ha ido ganando adeptos, incluso en las grandes ciudades como la nuestra.

Actualmente se ha demostrado que la práctica de la marcha nórdica es uno de los deportes más completos incluso por encima de la natación. Con la técnica correcta de Marcha Nórdica se trabaja el 90% de la musculatura del cuerpo y se potencia el trabajo cardiovascular y la oxigenación de la sangre. A diferencia de la caminata normal, que moviliza el 30% de la musculatura o el correr donde interviene el 60% de los músculos. Además de accionar las piernas, se tonifica toda la parte superior gracias el movimiento que se hace con los bastones.

Hay tres grandes modalidades: la deportiva, la saludable o adaptada a terapias concretas y la lúdica. Para la primera hay que llevar a cabo una preparación física, ya que se hacen rutas más largas e intensas. La segunda se adapta a programas concretos para rehabilitar la musculatura, hacer dieta, corregir malas posturas corporales e, incluso, para ayudar a la recuperación del cáncer de mama.
La más habitual es la lúdica, la cual tiene a las mujeres como usuarias mayoritarias. Se trata de ir a caminar con bastones a un ritmo estable, generalmente se hace en grupo, lo que junto con que se practique al aire libre lo hace mucho más atractivo.

El nordic walking es ideal para las personas que quieren perder peso, ya que quema muchas más calorías que con el ejercicio que se hace al caminar simplemente. En este sentido, un hombre quema unas 600 kilocalorías si la practica a una velocidad de 6,5 km/hora, y una mujer alrededor de 450 kilocalorías a la misma velocidad.
Como cualquier otra actividad física, ayuda a liberar endorfinas y, por lo tanto, produce una sensación de bienestar.
La caminata nórdica ayuda a combatir el estrés y aporta una mejor oxigenación al cerebro, aumentando, de esta manera, la capacidad cerebral y todas las actividades relacionadas con ella.

walkim

El walkim es una disciplina dentro de lo que se denomina entrenamiento suave y una variación del nordic walking.  Visto desde una perspectiva superficial puede parecer que el walkim y el nordic walking son lo mismo: en ambos se trata de caminar a un ritmo constante con la ayuda de dos palos. Pero no es lo mismo, Alex Walk, escritor y camianante, (No corras, camina), nos explica que “la gran diferencia estriba en que el nordic walking exige unos movimientos forzados, difíciles de seguir. En el walkim, en cambio, siguen el caminar natural y el braceo habitual de cada persona, sin forzar el movimiento. Es el caminar de siempre, añadiéndole unos palos que nos proporcionan empuje”.

Parece algo más fácil de lo que en realidad es, pero una vez que coges el ritmo entre los bastones y el andar y consigues coordinar las piernas con los brazos… ¡Ya lo tienes!
Toma nota y sumerge-te en este nuevo deporte: La marcha nórdica es saludable, segura y fácilmente incorporable a la vida diaria. La marcha nórdica es la disciplina más completa en bienestar, salud y deporte.
Apta para cualquier edad y sin contraindicaciones.

 

Los beneficios para la salud son interminables:
 Activación del tronco superior
 Trabajo del 90% de la musculatura del cuerpo
 Aumento del consumo de oxigeno de más de 23%
 Aumento del consumo calórico
 Aumento de más de un 15% de la frecuencia cardiaca respecto a caminar
 Disminución de la sobrecarga de las articulaciones (piernas y espalda)
 Desarrollo de la coordinación
 Mejora de la postura corporal
 Relajación de la tensión de nuca y cervicales
 Mejora del metabolismo de la columna vertebral
 Reducción de problemas de espalda

A todo esto se une que se practica al aire libre con todos lo s beneficios que ello conlleva, reduce el nivel de estrés, potencia la creatividad, mejora del humor, elimina tensiones y es divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *