El bikini… es de Barcelona

Bikini-rockinchiclifestyle

Siempre apetece un bikini, y es curioso ver como a platos que de base pueden ser muy simples, y que cuando por temas culturales y geográficos los hemos visto siempre desde la misma perspectiva y con el mismo nombre, cuando vamos a otras zonas, no sólo es que el nombre sea diferente, sino que se ignoran las denominaciones que se usan en sitios diferentes.
Un ejemplo claro es el “bikini” de Barcelona, que al fin y al cabo no es más que un sándwich caliente de jamón y queso, pero por ejemplo en Madrid se llama “mixto”. Y si miramos más lejos, en México encontramos uno muy parecido, pero hecho con tortillas, y que llaman “sincronizadas”.
Pero… cuando he dicho que “ al fin y al cabo no es más que un sándwich ”, quizás lo he dicho demasiado rápido, pues con un poco de imaginación se puede mejorar bastante el clásico “bikini”. ¿Y cómo mejorarlo? Pues mejorando la calidad de los ingredientes, añadiendo alguno más, y haciéndolo con mucho cariño.
Y ya en la práctica, uso rebanadas de pan de payés, del que más os guste, pero incluso ahora alguna marca tipo Bimbo saca panes tipo rústico, integrales o con cereales, y son muy resultones. En el interior unto tomate, como si fuera una tostada, y le añado aceite y sal. Y luego queso al gusto, pero personalmente me encanta como queda con quesos suizos, o también una mezcla alguno más suave tipo havarti con chedar, pero añadiendo entonces unos trocitos de queso azul. Y como toque muy diferencial, le añado cebolla cortada en aros muy finos, asegurándome que esté tocando al queso; veréis como mejora y combina a la perfección. En cuanto al jamón, uso jamón york, y he probado con varios pero cualquiera en lonchas mínimamente decente va bien. Añado además un poco de orégano, y si ya queréis que salga de traca y pañuelo, le podéis rallar un poco de trufa negra.
Una vez relleno, lo cubro con la otra rebanada, y antes de cocinarlo unto cuidadosamente cada una de las caras (puede ser con mantequilla, margarina o aceite de oliva). Y para cocinarlo, hay varias opciones, o sandwichera o sartén, muy suave para que se vaya dorando y se funda el queso totalmente. Y chafado o sin chafar. Y a comerlo caliente, esperando que el queso haga hilos…
¡Ah!, y los podéis hacer el día antes sin problema, siempre que los guardéis en la nevera bien envueltos.
¡Que lo disfrutéis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *